http://gladysbloggercom.blogspot.com.es/Mi lista de blogs

viernes, 15 de abril de 2011

La Sagrada Familia

En fotografía es muy fácil elogiar los intentos de originalidad con la excusa de que el tratamiento convencional es ordinario y menos imaginativo.  De hecho, este consejo básico, buscar lo diferente, está en peligro de convertirse en convencional.

La fotografía tiene una tendencia especial a fomentar la originalidad, pero el peligro más obvio es tratar de ser diferente simplemente por serlo.  Distinto no significa necesariamente mejor, y es un objetivo pobre si no tiene una buena razón y cierta técnica. Los tratamientos se convierten en convencionales porque, en general, funcionan, y en fotografía hay muchas más situaciones que requieren un enfoque tradicional que uno inusual. 

Comentarios reproducidos del  libro “El ojo del fotógrafo” de
Michael Freeman

Imponente.


¡Fantastica!
Contraste de estas
modernas vidrieras. 

El organo refleja los tonos de las vidrieras.  Es increíble.  Una maravilla.

Quedé encandilada con las vidrieras.


Escaleras que conducirán al campanario.  ¡Preciosas!
El cristo bajo esa lámpara, llama poderosamente la atención.
Esta imagen permite valorar la gran altura del templo.  Se ve, al fondo, otra escalera de acceso a las torres.
Detalle de la ornamentación de los techos.
El templo aún sigue construyendose.  Faltan las torres de mayor altura. 
Las columnas,  de diferentes materiales y colores, han sido aportadas por comunidades de toda España.

Detalle del interior.
Con esta imagen concluimos una selección de fotografías realizadas por Franziska el día 21 de febrero de 2011.  Para mi fue una experiencia única.  Nunca la grandiosidad fue capaz de presentar tanta armonia.

Alcalá de Henares, 15 de mayo de 2011
Fotografías y comentarios de Franziska
La introducción, como ya se ha indicado, corresponde a un texto de Michael Freeman