http://gladysbloggercom.blogspot.com.es/Mi lista de blogs

viernes, 10 de agosto de 2012

Aranjuez: el misterio del pato cuchara

Exactamente el día 29 de mayo de 2010 hice una excursión, en tren,  desde Alcalá de Henares hasta Aranjuez.  

Aquel día me sorprendió por varios motivos.  Las amapolas ponían una nota esplendida de color, como hacen siempre, y en los campos crecían los verdes y dorados.  Yo aún no había conocido a mi gato irónico que, como ya he dicho, me lo encontré en la estación de Santa Susana, en el Maresme y es por ese motivo que no me acompañó en la excursión.  Sin saberlo, me encontré con un pato cuchara que, según descubrí después, pertenece a una especie amenazada y que es rarísimo encontrarlos. 
Aquí teneis al personaje.  Descansaba próximo a una fuente que además de tener muy escasa cantidad de agua, ésta estaba realmente sucia.

Mientras mantuve una cierta distancia no se alarmó pero mi cámara necesita aproximarse para captar bien los detalles, así es que despacito, como quien no quiere la cosa, me fuí acercando: tanto que se vió en peligro y se lanzó al agua.  


 Huía de mí sin ninguna duda y eso que yo trataba de tranquilizarla.


No debía resultarle el baño nada agradable o. quizás, no estaba en condiciones físicas para nadar poque enseguida salió: eso sí, guardando siempre las distancias.

A mi me parece que tiene cara de mamá pata y estaba sola y muy cerca del río con agua limpia y algo para comer...y no se movía. ¿Se había perdido o había perdido a su pareja? ¿Tenía alguna de las alas dañada?  Yo nunca veo solos a los patos.




Sus dificultades para iniciar el vuelo son evidentes en esta fotografía.  


 
Después del baño, el aseo.

 
Mirando de reojo pero dejando bien claro que no deseaba sostener conmigo ninguna clase de relación, no perdía de vista el agua por si tenía que volver a tirarse al agua estancada.

Pensé que ella tenía tanto derecho como yo a su soledad, así es que decidí continuar mi paseo por los jardines.  ¡Ay, si yo hubiese sabido que aquel encuentro era algo tan extraordinario no habría abandonado tan fácilmente!  Las ocasiones cuando se pierden por pura ignorancia, es lamentable porque no vuelven a repetirse!  Ahora que ya sé como son los pato cuchara, no he vuelto a ver a ninguno en dos años.

Alcalá de Henares. 10 de agosto de 2012
Fotos y texto de Franziska para "El rincón del gato irónico"   

4 comentarios:

Franziska dijo...

He venido a verte, querido gatito, porque me parece que estás muy solito.

He venido a decirte cómo están las cosas porque, en mi opinión, no está repicando ninguna campana en tu corazón.

Yo sé que te escudas tras de esa mirada, tras de esa sonrisa, pero que, en el fondo, te estás preguntando porqué nadie viene a decirte algo.

Pues...la cosa es clara, a nadie le interesa la pequeña historia del pato cuchara.

Volveré tan pronto como pueda a verte y con nuevas fotos, probaremos suerte. Y si nadie acude, vendré yo a verte.

Para tí, mi querido gato, mis más dulces ronroneos. Franzisska

FugaZ dijo...

Me das una envidiaaaaaaaaaaa... con estas excursiones, viajecitos y sobre todo con todas estas fotos. Así como que seguramente pronto te irás de nuevo hacia otro destino que espero luego nos compartas quise pasar a saludar antes de ser yo la que muerta de envidia me vaya unos días para volver con la cámara llenita también de fotos.

Besos!! para este gato irónico y para Franziska... yo siempre estoy por aquí... lo sabéis.

Franziska dijo...

Querido gatito, he encontrado unas ocas parlanchinas y te voy a traer unas imágenes para que te hagan compañía, a ellas les gusta tanto comunicarse y tú eres un gato tan atractivo, que creo podreis congeniar. Si no puedo esta noche, lo haré mañana mismo. Cuenta con ello.

Ronrroneos. Franziska

FugaZ dijo...

Ah!!! Pues a tu gatito lo has dejado esperando por las ocas, pero a mí también... jajajaja así que en cuanto puedas traerlas hasta el blog, seguro que estamos todos encantados.
Besitos!!

PD: No encontrarás mi blog, ultimamente no podía entrar ni yo no sé por qué así que lo quité y en este mes espero iniciar nuevamente un camino por estos espacios.