http://gladysbloggercom.blogspot.com.es/Mi lista de blogs

domingo, 26 de octubre de 2014

Museo del juguete de Cataluña

En la ciudad de Figueras fue inaugurado en 1.982 y ocupa todo el edificio que fue el Hotel París. Cuenta con más de 4.000 juguetes entre los que hay algunos que pertenecieron a Salvador Dalí y a Federico García Lorca.

Estas imágenes que hoy te traigo, querido morronguito, las tomé el día 30 de junio de 2011 que fué un día muy caluroso. Estaba muy cansada después de haber visitado la Casa Museo de Dalí pero me sentía con una extraña alegría por tener la suerte de estar allí y pasear mis ojos y mi corazón por tanta obra creativa salida de las manos de los hombres.

En primer plano, un coche de caballos
Con este tipo de juguete vivían sus aventuras los niños.

Un coche de caballos. Sí, querido gatito, sí. Esto ya es muy antiguo y naturalmente solo los muy ricos podían tenerlo. Tampoco fue nunca un juguete barato.
Es un juguete precioso, realizado con una depurada artesanía.

Las ruedas son el único invento que, hasta ahora, no ha sido sustituido y nunca sabremos quién fue el hombre que la inventó. Es algo de lo que puede sentirse orgullosa nuestra especie. También inventamos algo útil de vez  en cuando.

Juguetes para niñas y eran para mentalizarnos que la costura, la plancha y sus afines, serían tareas que tendríamos que asumir.


El teatro y el cine en casa.


El exclusivo juguete de las niñas.

Oh, los "Meccanos"
otra especialidad dedicada a los niños.

 
Y por fín, llegamos al momento en que participamos todos de los mismos juegos. Algo empezó a cambiar.

Todas estas imágenes son un recuerdo del pasado, forman parte de la historia de nuestra infancia pero son al mismo tiempo un testimonio de un modo de vida: de la vida que nos tocó vivir a muchos de nosotros. Creo que merece la pena preservarlo. Tuvimos mucha suerte, en ese sentido porque nuestras manos conocieron el trabajo artesano realizado de una forma primorosa. Dentro de algún tiempo, se valorarán como arte.

Alcalá de Henares, 26 de octubre de 2014

7 comentarios:

Volarela dijo...

Interesante y muy entrañable paseo por este museo del juguete. Me han impresionado esas marionetas tan vivas. Enseguida imaginas la función, y la cara entusiasmada de los niños. Todo esto me hace pensar en la sencillez de la vida de antaño. Cuando todavía los niños jugaban e imaginaban. Con una rueda, un palo, una muñeca de trapo... creaban su mundo. Ahora el mundo se les da hecho, y por desgracia restringido a una pantalla donde el movimiento mecánico y los reflejos sustituyen a la imaginación. Los niños engordan, no imaginan ni aprenden a pensar, y no se relacionan, esclavizados a la consola o el móvil. Ya no se ven niños jugando en las calles, ni escuchando o leyendo cuentos. Es triste el camino de esta sociedad.

Me encantó tu entrada, despertaste muchas cosas en mí.

Un fuerte abrazo, amiga :)

Josep dijo...

Hola, Franziska! Es verdad, este es un museo que todos tendríamos que entrar y perdernos en él. Yo particularmente me quedo con los jugetes de principios de siglo XX. Fíjate que por aquel entonces también -como ahora-casi todo era para niños ricos. Una clínica para muñecas, coches de pedales centenarios, casas de muñecas... Incluso un teatrillo alemán de 1800.
Es fantástico.

Un abrazo.

Luz dijo...

Los juguetes siempre me han entusiasmado, Franziska. Hay un libro que te encantaría que se titula algo así como "Los juguetes de las vanguardias" (te lo recomiendo).
¡Un abrazo!

Josefa dijo...

El juguete que recuerdo con mas cariño fué una muñeca de trapo que me hizo una prima mayor que yó a la que queria mucho.
Gracias por tu paseo por este precioso
museo que has visitado y que has querido compartir con todos tus seguidores.
Besos.

Amatista Amatista dijo...

Me ha encantado recordarlo a través de tu entrada,saludos

Marina Fligueira dijo...

¡Hola, Francisca!!!

No te imaginas el gusto que me da esta entrada; y es que ver los juguetes antiguos, es acercarme un poquito a la niñez. Entonces hacíamos nosotras los juguetes y muñecas; y tienes rezón con lo de las tareas. Por aquel entonces, la mujer era la esclava de la casa, y hombre el rey.
Gracias a Dios que han cambiado las cosas, pero todavía falta mucho por hacer.
Besos y feliz semana.


Marina Fligueira dijo...

Bueno, pues de nuevo y con gusto doy un paseo por este lindo museo del tiempo, de mi tiempo y con nostalgia que me lleva a recordar mi niñez mis cacharros de entonces y también mi zuecos viejos.

Es un placer el no olvidar lo pasado para mejorar el presente si se puede claro.
Un abrazo grande con mi estima siempre. Y mil gracias por tu visita.
se muy muy feliz.