http://gladysbloggercom.blogspot.com.es/Mi lista de blogs

lunes, 11 de agosto de 2014

Encuentros en el Botánico de Madrid

Después de una visita al museo de El Prado, de Madrid, salí con tiempo suficiente para acercarme al Jardín Botánico y siempre voy con la esperanza de toparme con alguna sorpresa. De mi paso por los invernaderos recogí esta primera foto que os ofrezco.




Mi primer encuentro un gato que, según pude observar, salía huyendo de mí. Es una cosa rara porque yo no suelo despertar recelos cuando trato de acercarme. Sin embargo, de pura chiripa conseguí esta imagen porque en su huída se volvió un instante para vigilarme. Es el rostro de un gato triste y cuando ví la foto en casa comprendí el porqué de su huída. Le han mutilado. ¿Por qué quedan todavía personas tan bárbaras que son capaces de hacerle esto a un pobre animal? ¿Para que sirve este corte? 



Estaba sentada en un banco y disfrutando de la sombra, de pronto, aparece una urraquita atolondrada y que se asusta de mi presencia. Tengo la cámara en las manos y puedo hacerle esta foto. Pero se asusta al oír el ruido del disparador y se parapeta en un árbol próximo. Comienza a gritar emitiendo lo que a mi me parecía una señal de alerta: !Cuidado, hay un enemigo! 



¿No es verdad que parece asustada?  Así es que me puse en pie y consegí hacerle otra foto buscando una mejor posición.


Ella seguía gritando a pleno pulmón. Es la primera vez que yo consigo una imagen de una urraca subida a un árbol que estaba muy próximo pero cuya altura la hacía sentirse segura. Tardó un ratito en callarse.


Esta es la libélula de mayor tamaño que yo he visto y, desde luego, la primera que me encuentro en mis visitas al Botánico. 

 
Estaba alimentandose de alguna semilla que había en esta planta seca.

Mientras las alas se agitan, la libélula, vuelca todo su interés en la flor seca.



Aún nos quedaba otra imagen que se comenta por si misma y que estaba a pocos pasos de la libélula que no me había prestado la menor atención...parecía, llegado a este punto, que las coincidencias iban encadenándose pero aún nos faltaba la guinda, como vamos a ver a continuación.


 
¡Es solo una mariposa! Sí, no tiene nada de extraordinariamente bello, está a la vista y, sin embargo, esta foto es única para mí porque es la primera vez que logro verle a una mariposa la cara con tanto detalle y, hasta se puede observar, una parte de su espiritrompa (la lengua en espiral de las mariposas).

Bueno, querido gatito, creo que te he traido un montón de amigos para que no te sientas solo y espero que ese gatito triste y tú, seáis buenos amigos, los mejores. Tú nunca me has fallado y, además, el que es feliz: comparte.

Alcalá de Henares, 11 de agosto de 2014
Texto e imágenes realizados por Franziska para
EL RINCON DEL GATO IRÓNICO