http://gladysbloggercom.blogspot.com.es/Mi lista de blogs

martes, 23 de octubre de 2018

Mi encuentro con una familia de ocas

Querido gatito, ya te habrás dado cuenta que, desde hace algún tiempo, solo te traigo temas sobre este lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero olvidarme.  Hace ya mucho tiempo -fue antes de que tú llegaras a formar parte de mi familia- fuí a darme un paseo por las orillas del río Henares y al llegar, precisamente, al fondo de este sendero, me encontré con una pareja de ocas.

 El blanco plumaje del macho fue lo primero que llamó mi atención. Traté de guardar las distancias.




Mamá oca parecía prestarle mucha atención a los pitidos de la cámara. Papá, alertado, mantenía la calma.









Un polluelo se escapa. Sin embargo, no llegamos a captarlo completo.














el padre torsiona el cuello y la madre emite un sonido muy fuerte que es como un silbido



Papá y mamá están muy atentos tratando de proteger a su prole.


Asoman algunos chiquitines muy pegados a su  madre.

Al llegar a este punto abandono: el placer de contemplarlos no puede ser a cambio de su miedo. No es razonable y emprendo mi camino de regreso. A mi paso voy tomando algunas fotos del entorno.





Cuando volvía me pregunté qué era lo que yo sabía sobre las ocas y llegué a la conclusión de que mi ignorancia era total. En mi casa tenía un libro "El mundo de los animales" donde conseguí una información muy interesante. Recuerdo que hacía hincapié sobre la gran inteligencia de las ocas que están entre las más cautas y vigilantes que existen. En cautividad se adaptan con rapidez.

Cuando se forma una pareja permanecen juntos para siempre. El macho corteja a su futura compañera y combate a sus rivales.  Tras el apareamiento, la hembra empieza a reunir todo lo necesario para la construcción del nido. El macho la acompaña pero no la ayuda en su tarea. La base del nido está formada por hojas y tallos de junco, ramas secas y otros materiales amontonados con descuido. Sin embargo, el hueco interno está revestido por una capa de plumón que, antes de disponerse a incubar, la hembra se arrancará. 

Los nidos se instalan siempre en lugares de difícil acceso para los zorros y otros animales de presa. En 24 días llegan los pequeños y en 24 horas, sus progenitores les llevan al agua y les enseñan a alimentarse. Cuando la familia se traslada, la madre va en cabeza, los hijos en medio y el padre en retaguardia.  Las crías se desarrollan con tal rapidez que, a los dos meses, ya podrían independizarse pero prefieren continuar largo tiempo junto a sus padres con los que forman una familia muy unida.

Hay un último detalle del mayor interés.  Los pequeños que se quedan huérfanos mueren a menos que se unan a otras familias de la especie que aunque nunca toman la iniciativa tampoco se niegan a admitir a los que espontáneamente se les una.  Se sabe de una hembra que tuvo a su cuidado a unos sesenta polluelos huérfanos.  Todo un ejemplo a seguir por los humanos.

Estás muy callado pero con los ojos muy abiertos, querido gatito. ¿Qué te parecen las ocas?
-Me parecen muy hermosas y te prometo que nunca cazaré -ni aunque me muera de hambre- a ninguno de sus chiquitines. Ay, cómo me gustaría vivir en el campo, cerca de un río...creo que podrías
cambiar este piso por una casita.  

Ah, ya volvemos con el mismo tema. Lo siento. Yo bien quisiera pero no es posible.

Alcalá de Henares, 23 de octubre de 2018
Texto e imágenes realizadas por Franziska
el 28 de abril de 2010.
 
 
 




13 comentarios:

Alí Reyes dijo...

Hola...puede que no te hable el gato pero te habla el ¡Tigrero!
De verdad que las ocas son seres maravillosos, son un grato recuerdo de la infancia el saber que, cuando no están en el estanque, se la pasan todo el día y la noche recorriendo la granja vigilantes...Eran siete, por cierto, uno de ellos (aquí les decimos gansos) me alzó por los calzones siendo yo un niño impresionable de tres añitos.
----
En otro orden. Me cuesta mucho venir a un cyber y por eso paso hasta semanas sin internet. La situación en Venezuela está algo desesperada, de hecho tengo planes de emigrar, por favor no dejes de estar en contacto conmigo. Recuerda que por mi correo alijr@gmail.com me puedes encontrar por Fb y cuando active las otras redes te aviso.
Un último favor por hoy. Tengo una novela publicada en una plataforma de competencia y te agradecería que la leyeras y saber tu opinión. Te garantizo que es cortísima, solo 24 paginas ¿cuénto con eso por fa?...Te dejo el link para mi novela LA PROPIEDAD
https://freeditorial.com/es/books/la-propiedad

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Tu gato (al igual que tu) es encantador. Pero yo no creería en sus promesas de no cazarlas... es que gato es gato...

Paz&Cariño

Isaac

Rejane Tazza dijo...

Que lindo lugar e encontros por la! Belos patos e sao bem atentos a presença de um gato... adorei as fotos todas! Beijo praianos, tudo de bom, chica

Maite Sánchez dijo...

Tuviste un encuentro encantador.
Me ha encantado ver las fotos, son momentos mágicos... Observar a las aves es algo fascinante. Yo, ahora, me he encontrado un pollito de verdecillo y le estoy enseñando a volar y a comer grano para poder llevarlo al campo con sus compañeros de especie en una o dos semanas. Espero conseguirlo. Me tiene enamorada y no veas lo que aprendo observando su comportamiento 😊
He disfrutado mucho tu entrada! Disfrutas de un paisaje precioso.
Un abrazo luminoso y lleno de vuelos

Mª Jesús Muñoz dijo...

Franziska, las ocas estaban presentes en mis cuentos de la infancia...Me encantaba verlas, tan graciosas y alertas para todo...Las fotos que nos dejas son muy interesantes y más sabiendo, que ellas sentían tu presencia y temían por sus pequeños.Te agradezco los apuntes que nos dejas sobre su vida y creo que tu gatito tiene una lucha interna entre el deseo y el respeto.
Mi abrazo y feliz tarde, amiga.

Laura. M dijo...

Muy atento ha estado el gatito y nosotros leyendo la bonita historia de esta familia de ocas. Muy solidarias adoptando a los huerfanos. Las fotos me encantan Franciska.
Buena tarde.
Besos

RosaMaría dijo...

Mucha ternura en tu relato, el pobre gatito se quedó callado como yo hasta que terminaras de contar, él no vio las fotos preciosas que pusiste, yo sí y me encantaron al igual que la hermosa historia que hilaste. Besos y gracias.

Fá menor dijo...

Também eu, como seu querido gatinho, estava com os olhos arregalados a apreciar a cena que nos descrevias.
Belo! Muito belo!

Beijos.

Teresa dijo...

Que bonito, me ha encantado. Besitos.

Josefa dijo...

Me ha encantado leer este post. Que bonita información sobre las ocas. y las imágenes preciosas. Como siempre. Un trabajo perfecto.

Besos.

Jaime Portela dijo...

Os gansos são mesmo bonitos.
E são umas feras na defesa dos seus filhotes.
Belíssimas fotos. Magnífico post.
Franziska, tem um bom fim de semana.
Beijo.

Beatriz Pin dijo...

Ante todo, darte mi parabién por tan hermosas imágenes que has conseguido captar desde tan cerca sin causar mucha molestias a las ocas y a sus hijitos. Me han llamado la atención las ocas, desde que leía cuentos de cuidadoras de ocas que se enamoraban de ellas príncipes y luego ellas resultaban ser princesas. También el juego de la oca en el reverso del parchís....
Pero, la verdad, que no sabía nada de ellas y agradezco la información que nos dejas. Parece como si escribieras un cuento ilustrado y las palabras corresponden a lo que se ve en la imagen, como la oca emitiendo el silbido..... Precioso el conjunto, Franziska. Gracias por volver a comprobar que me habías visitado. Yo siempre encantada de recivirte! Un abrazo.

Marina Fligueira dijo...

¡Ay, Franzisca!

Que gozada esta entrada, que gusto leerte amiga; tu paseo detallado con precisión y con tus letras a la perfección.
¿Oye, que machista, no? El padre quiero decir, La madre que prepare la cama.

Bueno, las fotos son una pasada debe ser un lugar precioso donde se respira aire puro.

Bien pues ha sido muy placentero pasar por esta otra casa tuya.
Te dejo un beso y te deseo un feliz descanso.

Hasta otro momentito, reina.